Symbols of popular social networks on keys of a keyboard

La importancia de ser profesionales en las redes

Virginia Tuckey Social Media

“Información” es una palabra que escuchamos todo el tiempo, nos resulta muy familiar y la usamos habitualmente. Sin embargo, ¿podemos definir qué significa esta palabra tan usual y que según dicen “domina el mundo”?

Los conceptos que moldean al término son varios y varían según desde el lado o ciencia que se los mire; pero hay un punto clave y unificador para identificar la imagen que da forma a la terminología que nos ocupa.

La “información” es un conjunto de mensajes que cambia el conocimiento; antes de la información y después de ella hay un cambio de estado, que resulta fundamental en la toma de decisiones de individuos, grupos, países, etc. La información cambia la condición del conocimiento, y ha cambiado así, nada más y nada menos, que la historia de la humanidad.

La información es un eje donde se apoya la subsistencia, es la materia prima que genera la necesidad del ser humano de comunicar. Es en este punto dónde empieza la evolución, no de la información en sí, sino del modo o manera de transmitirla.

Hasta hace no muchos años atrás, un poco más de una década, comprar un periódico y leerlo a primera hora de la mañana nos posicionaba en la categoría de quienes estaban al tanto de las “últimas novedades”. Hoy, sin embargo, esto ha cambiado rotundamente. Las noticias de cualquier índole ya son viejas, no al otro día de aparecer, sino a los minutos de producirse.

El papel preponderante de internet en este cambio sustancial de la inmediatez en la transmisión de información es innegable; pero puntualmente, este fenómeno se da con la aparición de redes sociales; las cuáles permiten que cualquier persona con la curiosidad o intención de hacerlo, pueda transformarse en un emisor de información a un público que se cuenta en cientos de millones.

Como ya hemos dicho en una columna anterior, el avance de la comunicación y el tiempo que existe entre un hecho sucedido y la publicación del mismo, puede ser la medida del desarrollo de las sociedades que permiten el flujo libre de la información en todas sus formas.

Dicho esto, los cambios conllevan nuevos escenarios y detalles que abren nuevos campos de estudio, y por consiguiente, una nueva gama de profesionales que se ocupan de desarrollarlos.

En el caso de la transformación de la comunicación del mensaje, como consecuencia de la aparición de redes sociales, encontramos varios puntos que deben ser tenidos en cuenta. La credibilidad, la precisión y claridad del mensaje, el impacto del mensaje teniendo en cuenta el contexto, entre otras cosas.

Claro que estos puntos se analizan en profundidad a un nivel profesional, pero también deben ser tenidos en cuenta a nivel personal; ya que nadie que esté en redes sociales escapa a la mirada de empleadores, clientes, etc.

Una aclaración que ya es sabida por todo el mundo, pero que vale incorporar en nuestro análisis, es que todo lo que se sube a la red queda guardado en la misma. Absolutamente todo.

Este panorama y conjunto de detalles importantes nos llevan a pensar en la combinación que supone la inmediatez de la información, la capacidad de cualquier individuo de comunicar a través de su propio medio y las emociones envueltas a la hora de comunicar. Todo esto, si no es tratado con cierto criterio, puede jugar un papel muy negativo.

Estas apreciaciones sobre los riesgos de tomar a las redes sociales como cualquier otro medio, se deben tener casi sin excepción en el caso de figuras de interés y empresas, ya sean pequeñas medianas o grandes.

La profesionalización de la comunicación en redes va a influir de manera directa (y cada vez en mayor número) en la imagen de la empresa o perfil de profesional, como en la coherencia entre la visión, misión y el mensaje que se transmite. Es exactamente este mensaje el que será utilizado por los espectadores como la vara que medirá si los valores expresados como pilares de una organización son reales o simplemente palabras vacías.

Cuando me refiero a “profesionalización”, hago referencia al abarcamiento de muchos puntos específicos que logran formar el “todo”, o sea, el impacto que el mensaje dará frente al público.

Una empresa que ofrece servicios de marketing digital, tiene que poder comprender a fondo, mediante estudio previo, cuál es el objetivo y la impronta de aquel profesional o empresa que emitirá el mensaje.

También es importante tener en cuenta la inmediatez, la cual representa el verdadero punto de inflexión en esta nueva era de comunicación. Para expresar lo que queremos, de manera profesional, clara y entendible; de manera inmediata y sin cometer errores estratégicos o que puedan impactar de manera negativa en terceros; la necesidad de un profesional entrenado para sortear este tipo de elementos y características, es fundamental y es la base que dará forma a todo aquello que el receptor, cliente o terceros percibirán.

La profesionalización de la comunicación online o de redes sociales tiene tres vías principales que le dan sustento y sentido a los profesionales del marketing online.

La primera es la más importante de todas, evitar un impacto negativo en la comunicación. La segunda, generar un efecto positivo; y la tercera, que no se da en todos los casos, es llevar a cabo un plan de contención frente a un problema ya generado que haya causado un impacto negativo.

Vale destacar, que los resultados positivos van ligados siempre al punto número uno; quiero decir, que sin el trabajo que requiere evitar mensajes de efectos desafortunados, es imposible obtener un incremento de beneficios. Sin embargo, esto no quita que los profesionales del marketing online tengan también que planificar acorde al punto dos.

Con referencia a la tercera vía, que tiene como objetivo la solución de un problema, la mejora de la imagen y la reacción ante el público luego que el impacto negativo ya ha sido generado, es importante tener en cuenta que en esta área, el profesional del marketing online a llevar a cabo esta tarea debe ser meticuloso, planificador y extremadamente profesional. Ya que una mala comunicación hacia afuera, puede implicar (en la mayoría de los casos) la puesta en escena de lo que a veces resulta evidente entre paredes, pero que el anonimato lo deja fuera de agenda; me refiero al mal flujo de comunicación interna de una empresa, o de aquel individuo que tiene un perfil público y maneja sus propias redes sin asesoramiento.

Levantar la imagen negativa es posible, pero requiere el doble de esfuerzo que evitarla. La profesionalización de la comunicación y del mensaje desde el día uno, como parte importante y pilar fundamental de toda organización, no solo evita riesgos, sino que es el eslabón que permitirá medir y ajustar los manejos internos de la empresa.

La coordinación de estas tres vías, tiene además, un punto posterior; el acoplamiento y armonización de todas las redes.

En un principio, cuando la red social Facebook se expandió de manera excepcional, la pregunta que surgió inmediatamente fue ¿cuál sería la red que la reemplace? En algún punto, la red Twitter pareció posicionarse como fuerte rival, y así con las que siguieron apareciendo y teniendo éxito.

Luego de años de convivencia con diversos medios que se encolumnan en la categoría de redes sociales, la conclusión ha sido que una no destruye a la otra, sino que se combinan entre ellas, una red sirve de soporte a la otra red, se complementan.

Este fenómeno es consecuencia inmediata de la revolución en la comunicación que estamos viviendo, y el incremento de los usuarios, que día a día se suman para ser parte de esta nueva era de la transmisión de la información.

Cada red social, a su vez, logra complementarse con las demás, porque posee características propias. El mensaje en forma de texto no siempre es lo ideal, ya que las tendencias indican que la imagen o fotografía empieza a tomar la delantera en la preferencia de los consumidores.

Estos individuos que se suman a diario a las redes sociales, no son solamente consumidores, son también transmisores del mensaje, son, cada uno de ellos, un medio en sí mismo. Esto logra que este público sea sumamente exigente; y por lo tal, la respuesta a los mismos debe ser sumamente eficiente.

Los puntos planteados en esta nota son un resumen y una reducción de los principales ejes y aristas que involucran a las redes sociales, las distintas formas de comunicación a través de las mismas, al marketing online y a los profesionales que están involucrados en la tarea de dar forma a un mensaje efectivo y de alto impacto.

La realidad de la nueva revolución de la comunicación que tiene como protagonistas a las redes sociales abre un mundo de nuevos profesionales, herramientas y dinámica de la información que nos permiten dar un marco de calidad a nuestras ideas e insertarlas en un medio globalizado que no para de crecer.

La imagen es fundamental, los costos son bajos y la impresión generada apunta a un mercado de tendencia alcista. Es la combinación perfecta, que bien administrada por profesionales, dará no sólo resultados redituables en términos monetarios sino en cuestiones administrativas.

Es ciertamente, un mundo que no admite la improvisación, aunque a simple vista invite a lo contrario. En evitar la tentación está la clave.

REQUEST A FREE QUOTE
REQUEST A FREE QUOTE